El infierno de las telecomunicaciones, made in Movistar


Vuelvo a padecer las consecuencias de ese desastre llamado “Servicio de atención al cliente” de Movistar. Hace unos días me acogí a una oferta de Movistar (craso error), tras preguntar repetidas veces:

  • ¿Seguro que no voy a perder ancho de banda (tengo 100 Megas), i.e., velocidad de descarga y subida?
  • ¿Seguro que no voy a tener que pagar más por los 80 canales de TV extra?

Tras la respuesta afirmativa de la amable comercial en ambos casos, quedé listo para sentencia y dije que adelante (otro error). Ayer, dos días después, noto que mi red va a pedales. Hago una prueba de velocidad y, horror, 10 Megas de bajada y 1 de subida. Números demasiado redondos para ser casualidad, cuando siempre he tenido 100 y 10.


Llamo al servicio técnico y me actualizan el firmware del router, sin pedirlo y sin lograr hablar con ninguna persona viva. Todo te lo hacen a través de esa porquería de sistema despersonalizado, con musiquita tipo Beatle entre espacio en blanco y esperpento.
Con la actualización del firmware me cambian la configuración del router, me revientan el redireccionamiento de puertos que ya tenía metido y, para mi desgracia, me baja el ping a 500 ms (antes era de 3 a 7 ms).
Vuelvo a llamar al servicio técnico y esta vez sí logro hablar con un ser vivo. Me mantienen a la espera 15 minutos, haciendo comprobaciones, para decirme finalmente que, efectivamente, me han pasado a un contrato de 10/1 Megas, que ellos no pueden solucionar nada y que me ponga en contacto con el 1004, (des)atención al cliente.
Llamo al 1004 y una chica, que hace lo que puede pero que es la última pringada del sistema, me dice que no, que el paso al nuevo contrato todavía no ha tenido efecto y que tengo 100 Megas. Le respondo que:

  • Yo no he firmado ningún contrato por el que me deberían bajar el ancho de banda. Todo ha sido un error de la comercial que me vendió algo sin tener ni idea de lo que me estaba ofertando o que se equivocó finalmente al darle a la teclita. Tengo 10 Megas, y no 100, tal y como me lo confirman el servicio técnico y el test de velocidad y quiero volver a mi situación anterior.
  • Me tramita una reclamación (tras 20 minutos infructuosos donde se pone de manifiesto que la compañía pasa de resolver problemas).

Cuando pido que quiero reclamar porque me han vendido un producto falso, me dice que no es posible abrir otra reclamación, que solo puedo tramitar una a la vez. ¡Tócate los clavecines!

Vuelvo a llamar al servicio técnico, para indicarles que ya he solicitado mi vuelta atrás y que por favor me restituyan el servicio. Me dicen que no pueden hacer nada, que tengo que esperar 24/48 horas. ¡Horror! El fin de semana a velocidad de tortuga, pagando por un servicio que no me dan y habiéndome pasado a otro servicio que no me han instalado aún.

Como soy cabezón, insisto, ante lo cual la del servicio técnico me devuelve internamente al 1004. Allí me toca una petarda que me empieza a hablar de horrores legales, de permanencias, de que debo pagar 190 euros si quiero cancelar el contrato que no he firmado (no en los términos que ellos dicen). Tras 5 minutos de diálogos absurdos, la tipeja me mete en una línea muerta: musiquita permanente con el mensaje de permanezca a la espera. De no haber colgado a los 10 minutos, todavía seguiría ahí.

Vuelvo a llamar al 1004 y me topo con un tío medianamente eficaz. Me dice que va a tramitar la anulación de mi solicitud (ni permanencias ni leches, la otra me engañó), que es lo más rápido. Lo de la reclamación que me gestionó la primera es una vía mucho más larga e ineficaz. Me confiesa que lo mejor que puede hacer es que siga otras 24/48 horas con una mierda de conexión, a pesar de estar pagando por alta velocidad, y que entonces todo debería volver a la situación anterior.

Algo tan fácil como actualizar una base de datos y tramitar una orden, en Movistar es un proceso que lleva dos días. Me pregunto qué basura de software/protocolo de actualización usarán, para tener que operar de semejante manera.

Así funciona Movistar, querido consumidor. Esta es la gran multinacional española de las telecomunicaciones, la que acaba por enchufar a Urdangarines, Rodrigos Ratos, maridos de Sorayas Saenz de Santamarías y otras grandes lumbreras. Gracias a una basura de leyes de protección del consumidor, emitidas por los que luego serán enchufados como alto cargo en Movsitar, y a una gestión que se pasa por el escroto los intereses de los clientes, estamos a su merced. De hecho, da igual dónde te metas: Jazztel, Vodafone, Orange… Vivimos en el infierno de las telecomunicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: