El catecismo del buen necionalista catalán

A raíz de la noticia del posible descubrimiento de la Santa María, abundan los ignorantes y lerdos que saltan con estupideces sobre el origen catalán de todo lo relevante. Escribe un engañado, otro de tantos, la siguiente perla en el apartado de los comentarios de la noticia:

Colom, ¿”marinero genovés”? ¿Todavía estamos con éstas? Los últimos trabajos científicos publicados por dos estudiosos norteamericanos certifican que Colom era catalán (este país es tan fetichista que da más credibilidad a una tesis si viene de América): la profesora emérita de literatura hispánica en la Universidad de Georgetown, en los EE.UU., Estelle Irizarry argumenta que la lengua de Colom era la catalana. En cuanto a Charles Merrill, profesor de la Saint Mary’s University de Mariland, en sus aportaciones sostiene “que Colom podía ser catalán”. La manipulación política de Castilla es general: los marineros también eran catalanes y la salida de la expedición se hizo desde Pals. Desde los años 20 que Luis Ulloa ya detectó que la lengua de Colom sólo podía ser la catalana, hay mucha literatura al respecto. Es un capítulo incomprensiblemente silenciado de la historia.

Y no es la única memez que se puede leer sobre el origen catalán de todo español ilustre que haya contribuido notablemente a la historia de España. También econtramos a los que defienden que Cervantes se llamaba Servent y era catalán, además de homosexual, y que el Quijote se escribió en la lengua romance del este de España y fue posteriormente traducida al castellano. Otro caso para desternillarse, el rey Farrán II de Cataluña. Tardé varios minutos en darme cuenta que hablaban de Fernando II de Aragón, también conocido como Fernando el Católico. ¡Para agarrarse los machos, oigan!

Lo que ha conseguido el nacionalismo catalán es crear un estado de paranoia, distorsión histórica y de sensación de persecución colectiva que, de no tener las graves consecuencias que está teniendo, sería divertidísimo, por lo paleto y simplón. Españoles, ya lo estáis pregonando a los cuatro vientos. Todo lo bueno en España, todo cuanto ha tenido relevancia en nuestra nación es, en realidad, de origen catalán. Así lo proclama el catecismo del buen necionalista, y así debemos creerlo todas las ovejas del rebaño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: