No somos tan diferentes

Me doy un paseo por Barcelona y veo al mismo tipo de gente que por Madrid: trajeados, elegantes, perroflautas, desaseados, horteras, esnobs y homo sapiens sapiens normalitos.
Veo un partido en el Camp Nou y me encuentro con la misma banda de forofos, fiesteros, gritones y energúmenos que en el Bernabeu o el Calderón.

Repaso rápidamente a los políticos autonómicos de uno y otro lado y huelo a la misma mierda: corruptos, manipuladores, enchufadores, lameculos y demagogos. En el panorama cultural, tampoco es que haya muchos cambios. Sardana por Chotis y payeses  por chulapos, ambos al borde de la exitinción.

Madrid y Barcelona.

Barcelona es arquitectónicamente más homogénea y elegante, mientras que Madrid tiene más edificios de arquitectos con el Pritzker. Ambas ciudades merecen ser visitadas y revisitadas con frecuencia.

Calor, lo que se dice calor, también se pasa en las dos. En Barcelona cuece la humedad recalentada de la costa, mientras que el asfalto de Madrid quema por irradiación de infrarrojos.

Por más que miro y remiro, no veo demasiadas diferencias entre los pobladores de una y otra ciudad, y de ahí que me pregunte a qué viene la gilipollez supina de buscar diferencias y segregación donde domina el parecido. La respuesta que encuentro es siempre la misma: la canalla política y su primitivo caciquismo. Hay que dar de comer a mucha camada y más vale ser jefe del portal de un inmueble que ciudadano de una gran nación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: