España puta

Pobre España, atrapada entre una seudoizquierda cateta, rancia y aferrada a las consignas de trinchera y una seudoderecha caciquil, católicamente trasnochada y enmascarada de hipocresía liberal. Keynes y Schumpeter a palo limpio en la caverna, distorsionados hasta tal punto que ambos parecen decir lo mismo.

Ambas seudoidelogías comparten la voracidad por el fondo público y la metodología parasitaria, una defendiéndolo a ultranza con pancartas y gritos chusco,  y la otra, paradójicamente, denostándolo desde el púlpito de lo privado pero con subvención. Ambas son agencias de colocación sectarias y telares de un florentino entramado empresarial, con y sin el Pérez, de constructoras, bancos, eléctricas, farmacéuticas, gasistas, petroleras…

Escilla y Caribdis materializados y, en medio, una ciudadanía cada vez menos aventurera, para la que la verdadera odisea es llegar a final de mes.

Puta España ésta que unos pocos, con el permiso confiado de muchos, se ha vuelto invivible y hedionda. Frente al país de los Urdangarines, los sobre de Bárcenas o las fundaciones “mil ideas para trincar más y mejor”, se impone el garrote goyesco y el basta ya de tanto sinvergüenza, xenófobo neonazi independentista y garrapata lameculos. Por las buenas o por las malas, ¡que se acabe ya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: